Según ha publicado la edición regional de El Mundo, la socialista zamorana triplicaba la tasa de alcohol en sangre

Un positivo por alcoholemia parece estar detrás de la fulminante dimisión presentada ayer martes por la procuradora socialista Inmaculada García Rioja, justificada por el partido como una decisión tomada por “motivos personales”.

Al parecer, y según ha publicado la edición regional de El Mundo, la socialista zamorana habría triplicado la tasa de alcohol en sangre en el momento en el que fue interceptada en la tarde del pasado lunes.

Según El Mundo, García Rioja habría dado 0.79 miligramos de alcohol en sangre cuando la tasa máxima permitida es de 0,25.

La procuradora socialista será sustituida por el cuarto en la lista del PSOE zamorano a las Cortes, Carlos Fernández.