El jugador leonés ha sido una parte fundamental y muy importante del club, pieza clave en su ascenso a Segunda B, que ha defendido con honor el escudo y valores de la entidad.

El Zamora agradece infinitamente su enorme entrega, sacrificio y gran trabajo, además de su compromiso y esfuerzo diario como excelente profesional y todavía mejor persona.

Desde el club le desean muchísima suerte en su andadura profesional. En su ‘familia rojiblanca’ deja, sin duda alguna, momentos inolvidables que quedarán por siempre en la historia y en el corazón del Zamora.