Los fieles acuden a la Catedral para contemplar la imagen que esta noche hubiera tenido que procesionar por las calles de la ciudad

Cientos de personas han pasado este Miércoles Santo por la Catedral para participar en la veneración del Santísimo Cristo de las Injurias. Desde las dos de la tarde el público ha visitado la imagen que hubiera tenido que desfilar esta noche de Miércoles Santo en la procesión del Silencio.

El público ha podido desfilar guardando las distancias de seguridad frente a la imagen del Cristo de las Injurias. Muchos han aprovechado para hacer fotografías incluso para posar junto a la imagen en una tarde de Miércoles Santo marcada por la pandemia.