Las naranjas jugaron un buen partido que tuvo como recompensa un bonito triunfo

Necesitaba una victoria el Zamarat para recuperar la moral y para seguir luchando por estar con los mejores. Lo necesitaba tanto, que salió el equipo enchufado como nunca ante un Celta que en el primer cuarto apenas pudo frenar el vendaval local. El 19 a 10 de los diez primeros minutos auguraba lo mejor, aunque el pronóstico se fue al garete con un segundo cuarto para las visitantes que lograron enderezar el partido para marcharse al descanso con empate a 30 en el electrónico.

En el tercer cuarto el Zamarat volvió a poner las cosas en su sitio. 21 puntos en diez minutos sirvieron a las locales para mostrar su mejor juego y de paso plantarse en el cuarto cuarto con un 51 a 43 esperanzador.

El último cuarto estuvo lleno de emoción. Las gallegas no renunciaron a la victoria y pelearon por remontar el partido mientras Zamarat amarraba canastas en busca de hacer buenos los tres cuartos anteriores.

Ambos equipos igualaron a aciertos y a puntos, lo que sirvió para dejar en bandeja la victoria a las naranjas que se marchaban al vestuario con una balsámica victoria en el bolsillo por 72 a 64.

Ezeigbo, con 22 puntos, Green con 15 y Waters con 12, fueron las mejores anotadoras en el conjunto naranja.