Los trabajos permanecían atascados en una maraña burocrática de licitaciones fallidas desde 2017

La gran asignatura pendiente del equipo de gobierno municipal, la remodelación de las instalaciones ocupadas en el pasado por el Banco de España para su reconversión en cuartel de Policía Municipal y Archivo Local, dieron comienzo en este 2023 que está a punto de acabar.

El que fuera uno de los proyectos estrella del equipo de gobierno se convirtió después de años de retrasos, de inicios y abandonos de las obras, de licitaciones fallidas, en la pesadilla de un Ayuntamiento que finalmente ha podido sacar adelante una obra que la ciudad ya daba por imposible.

Unos trabajos que al final recayeron en la empresa zamorana San Gregorio, que a diferencia de las anteriores, esta vez sí parece dispuesta a ejecutar las obras hasta su final. Unos trabajos que tendrán un coste de 2,1 millones de euros y que se prolongarán hasta bien entrada esta legislatura.

El proyecto ha contado desde el principio con una gran dificultad por las peculiares características de un edificio que antes fue un Banco y que ahora tiene que adaptarse a un uso completamente diferente, y de paso, cumplir con estrictas normativas medioambientales y de eficiencia energética.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí