El técnico gallego, que debutaba en el banquillo rojiblanco, analizó la derrota ante el Real Unión

No fue posible llevar a cabo el dicho de “a entrenador nuevo, victoria segura”, pero Yago Iglesias no salió especialmente disgustado del Stadium Gal a pesar de que sus jugadores sumaron una derrota, esta vez en tierras irundarras.

A pesar de que “no es resultado que queríamos ni esperábamos”, Yago Iglesias destacó la “actitud de los chicos, que han competido durante los 94 minutos de partido”. Un partido que se empezó a perder tras sendos errores de Cordero y Jon Villanueva. Una jugada que “no estaba en nuestro planes, teníamos a jugar con un fútbol más directo, con la idea de llevar lo antes posible el balón a campo rival, pero que toca asumirla”.

Respecto al partido de la Copa entre semana frente al Extremadura, Iglesias dejó claro que “aunque fuese pretemporada, quiero ganar siempre”. “Las ideas de los entrenadores con victoria entran mejor, por lo que vamos a ir Extremadura a ganar, y a que el equipo vaya creciendo en lo que nosotros vamos planteando”, reconocía el entrenador gallego en lo que supone una declaración de intenciones para, al menos, llevarse una alegría en la competición del K.O.

Por último, en alusión al estado anímico del equipo, el entrenador gallego confirmó que el vestuario está “triste”, pero que “el luto tiene que durar hasta la vuelta a Zamora. Son unas horas de viaje, para reflexionar, pero mañana hay que levantarse”, ya que, para Yago Iglesias, “esta categoría requiere de un nivel alto para sacar rendimiento y resultados, y tenemos que seguir trabajando para lograrlo”.