La asociación pretende captar nuevos socios para reconfigurar los proyectos de desarrollo para la provincia

La Asociación de Desarrollo Zamora 10 ha iniciado el proceso para abrirse a la incorporación de nuevos socios, ciudadanos a título particular y empresarios, que sean capaces de reconfigurar los proyectos que se consideran fundamentales para contribuir al desarrollo de la provincia de Zamorana.

Más de 150 personas se han dado cita este martes para poner en marcha la que se considera una nueva etapa de Zamora 10, una etapa, dice el gerente Francisco Prieto, en la que las asociaciones, empresarios y nuevos socios que se incorporen tendrán que “analizar” los proyectos que ya están en marcha, “reformular” otros para adaptarlos a la nueva situación de la provincia y dar cabida a nuevas propuestas. Sobre la mesa, explica, hay ya dos proyectos, entre ellas una “acción formativa en el campo de los seguros”, que puede ser buena para la provincia.

Se espera que durante el mes de diciembre se pueda recibir la solicitud de incorporación de nuevos socios, de manera que en enero se celebre el proceso para elegir a la nueva Junta Directiva, que tendrá que pilotar la asociación durante los próximos años.

Se ha establecido una cuota anual para los socios, en función de sus ingresos. Quienes perciban menos de medio millón de euros deberán aportar a la asociación 120 euros anuales; los que facturen menos de un millón de euros, 300, y 450 los que superen ese umbral.

La reunión ha permitido realizar un balance de los proyectos puestos en marcha y de otros que se han quedado en el camino o están en proceso. El vocal de la asociación, Francisco Somoza, señala que Zamora 10 nació como una plataforma reivindicativa pero también de colaboración con las instituciones, que son las que en definitiva tienen en su mano sacar adelante los proyectos, y esa doble vertiente “debe mantenerse. Prueba de que esa colaboración es buena, dice Somoza, es el proyecto de Montelarreina, para que el que pidió que siga existiendo apoyo institucional.

El arquitecto defiende las potencialidades de Zamora y reclamó que se ponga en marcha el proceso para lograr la declaración de la ciudad como Patrimonio de la Humanidad, mientras sostiene la necesidad de agilizar los trámites administrativos para facilitar el asentamiento de empresas.

En la misma línea se desarrolla el discurso de la ex directora general de Turismo, Estrella Torrecilla, miembro también de la junta directiva provisional de Zamora 10. Defiende que el sector del turismo y el de la agroalimentación pueden ser el motor del desarrollo futuro de la provincia. Además, reclamó que se ponga en marcha la oficina para nuevos inversores a través de la cual facilitar el asentamiento de empresas.

Luis Marcos, miembro también de la directiva, expone la importancia de proyectos vinculados al sector agroalimentario, como la escuela de industrias lácteas, Fromago o el centro de innovación del ovino, “que está dando sus primeros pasos”.

El encuentro de empresarios ha servido hoy para cerrar un ciclo y agradecer la labor realizada en estos seis años por Caja Rural de Zamora, que ha dirigido la asociación.