La Plaza de Viriato ha acogido un acto en el que se ha guardado un minuto de silencio por las víctimas

Zamora ha celebrado hoy un emotivo acto con motivo del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer. Representantes de las instituciones zamoranas han acudido a la Plaza de Viriato donde se iniciaba el acto guardando un minuto de silencio por las víctimas de la violencia de género.

Después, Inmaculada Andrés, madre de la joven Leticia Rosino, asesinada hace tres años en  Castrogonzalo, ha puesto voz al manifiesto de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) para después leer un escrito personal más reivindicativo.

El manifiesto de la FEMP ha recordado que la desigualdad entre mujeres y hombres continúa afectando no sólo a su integridad física sino al reconocimiento de su dignidad y es por ello que, gracias a la conciencia social y al rechazo de la ciudadanía, España ha sido el primer país en acordar, en 2017, un Pacto de Estado contra la violencia de género. No obstante, han señalado que la gravedad de la violencia machista es un problema político de primer orden, de salud pública y un grave atentado a los Derechos Humanos fundamentales.

En este sentido, han alertado del aumento de los asesinatos machistas manifestando la preocupación ante la violencia vicaria y ante el desamparo que sufren los huérfanos y huérfanas. Por ello, desde la FEMP ratifican su compromiso con el Pacto de Estado contra la violencia de género y recuerdan la necesidad de continuar avanzando en su desarrollo. Por último, han pedido la implementación de proyectos y programas locales que garanticen la igualdad de género en el empleo y el apoyo al espíritu empresarial de las mujeres, como medidas para preservar su independencia económica y prevenir la violencia de género.

El acto ha concluido con una actuación musical en el escenario coronado por un gran lazo morado símbolo contra la violencia de género.