Las calles del casco histórico han sido escenario de una procesión marcada por el calor y por la numerosa presencia de hermanos

Zamora ha honrado este sábado 16 de julio a la Virgen del Carmen, que dos años después ha vuelto a procesionar por las calles del casco histórico.

Tras el parón obligado por la pandemia, la imagen de la Virgen ha salido de la iglesia del Carmen de San Isidoro acompañada por un numeroso de hermanos, que no han querido dejar sola a la Virgen a pesar del intensísimo calor reinante en la capital este fin de semana.

El obispo, Fernando Valera, ha sido el encargado de presidir la eucaristía previa a la procesión.

Un besapie y una misa de difuntos pondrá mañana domingo punto y final a las festividades organizadas por la Virgen del Carmen.