La Diputación impulsa junto a Cruz Roja un programa de instalación de desfibriladores y formación de voluntarios

La Diputación y Cruz Roja están impulsando un programa para mejorar la cardioprotección de todos los zamoranos en la provincia, independientemente de si viven en la capital o en alguno de los pueblos de Zamora.

El programa tiene un duración de cuatro años y la institución provincial invertirá anualmente en él 80.000 euros, aunque la intención del equipo de gobierno provincial, según ha explicado esta mañana Francisco Requejo, el presidente de la institución, es elevar esta cifra hasta los 100.000.euros.

En este primer año de trabajo, Cruz Roja tiene previsto formar a voluntarios en cardioprotección en 34 localidades. Hay que señalar que en cada pueblo en el que se imparten clases de recuperación cardiaca y del uso de los desfibriladores se forma a ocho voluntarios.

Requejo ha explicado que el objetivo es llevar este programa al mayor número posible de municipios a lo largo de los próximos años. “Si sirve para salva una sola vida, todos los fondos invertidos merecerán la pena” ha subrayado el presidente provincial.