En el último informe de Unicaja se apunta a un crecimiento superior al promedio regional en Zamora

Unicaja Banco ha publicado el número 7 de su informe trimestral ‘Situación económica y perspectivas de las provincias de Castilla y León’, elaborado por Analistas Económicos de Andalucía. Según se recoge en el informe, las estimaciones realizadas apuntan a un crecimiento de la actividad económica en todas las provincias castellano-leonesas para 2021.

En concreto, todas las provincias registrarán un crecimiento de la actividad económica superior al 4%, con tasas comprendidas entre el 4,2%, en Palencia, y el 6,1%, en Zamora, estimándose también un crecimiento superior al promedio regional (5,2%) en Soria (6,0%), León (5,6%), Ávila (5,5%), Salamanca (5,4%) y Segovia (5,3%) (ver tabla en página 3).

Este documento se centra en el análisis de la evolución y las perspectivas económicas de cada una de las provincias de la región y complementa el informe de previsiones económicas que, con carácter regional, se publicó el pasado 29 de octubre.

El informe se estructura en dos apartados: en el primero se describe el contexto económico internacional y nacional, y se recogen los principales rasgos del comportamiento reciente de la economía regional; y en el segundo se realiza una comparativa de los principales indicadores a escala provincial. Este apartado incorpora las estimaciones de Analistas Económicos de Andalucía sobre la evolución de la actividad económica en el segundo trimestre de 2021 y el conjunto del año.

Análisis provincial: evolución reciente de los principales indicadores económicos

Según estimaciones de Analistas Económicos de Andalucía, en el segundo trimestre de 2021, la actividad económica habría registrado un crecimiento generalizado con relación al segundo trimestre de 2020, el más afectado por la pandemia. Este crecimiento habría sido superior al promedio regional (17,8%) en Zamora (18,7%), Segovia (18,6%), Soria (18,4%), Salamanca (18,4%), León (18,1%) y Ávila (18,0%), si bien estas tasas no serían estrictamente comparables.

Respecto al mercado de trabajo, según la Encuesta de Población Activa (EPA), en el segundo trimestre de 2021, el número de ocupados en Castilla y León aumentó en términos intertrimestrales en 10.000 personas. Descendiendo a escala provincial, el aumento trimestral del empleo ha sido generalizado, con la excepción de Valladolid, con incrementos más destacados en Salamanca (5.100 ocupados más) y Zamora (3.200). Estos aumentos están relacionados, sobre todo, con el incremento del empleo en el sector servicios y en la provincia salmantina también con la construcción.

En términos interanuales, la población ocupada ha aumentado en 38.000 personas en Castilla y León, lo que supone un crecimiento del 4,1% (5,7% en España). Por provincias, el crecimiento es prácticamente generalizado, exceptuando Valladolid y Ávila, destacando los aumentos del empleo en Zamora (12,2%) y Burgos (9,3%). Con relación al segundo trimestre de 2019, el número de ocupados es inferior en un 2,5%, debido a la menor ocupación en León, Valladolid y, en menor medida, Salamanca, ya que en el resto de provincias el nivel de empleo es superior al previo a la pandemia.

En lo que se refiere a la actividad por sectores, los datos de la Encuesta de Ocupación Hotelera del Instituto Nacional de Estadística muestran una recuperación de la demanda en los meses de verano con respecto a los meses de julio-agosto de 2020. Las pernoctaciones en Castilla y León han aumentado en estos meses algo más de un 60%, registrándose un crecimiento generalizado por provincias, más destacado en Salamanca y León, con tasas superiores al 70%. Sin embargo, si se compara con el mismo periodo de 2019, la demanda hotelera continúa siendo inferior en todas las provincias. Por nacionalidad de los viajeros, mientras que la demanda extranjera ha disminuido en todas las provincias con relación a julio-agosto de 2019, salvo en Ávila, la nacional se ha incrementado en Palencia, León, Segovia y Soria, registrándose un número similar de pernoctaciones en la provincia abulense.

Con relación a la actividad residencial, se aprecia una recuperación de la demanda, registrándose un número de compraventas de viviendas en Castilla y León entre enero y julio superior al del mismo periodo del año 2020 (45,2%) y también de 2019 (7,5%), antes de la irrupción de la pandemia. El crecimiento de las compraventas ha sido generalizado por provincias, y únicamente en Salamanca se registra un descenso en las operaciones con relación a enero-julio de 2019 (-6,8%), con crecimientos superiores al 10% en Palencia, Segovia, Soria, Valladolid y Zamora.

En cuanto a la demanda exterior, las exportaciones de bienes también muestran una evolución positiva en lo que va de año, creciendo el valor exportado por Castilla y León un 18,5% con relación al periodo enero-julio de 2020, superando también el valor de las exportaciones en este mismo periodo de 2019 (2,4%). Respecto a 2020, el aumento por provincias es generalizado, exceptuando Ávila, destacando el crecimiento superior al 30% en Valladolid. Con relación a los datos prepandemia, el valor exportado ha aumentado en Segovia, Salamanca, Burgos, Zamora, León y Valladolid, con tasas superiores al 20% en las tres primeras y un mayor crecimiento en términos absolutos en Burgos.

En lo que respecta a las previsiones de Analistas Económicos de Andalucía, para el conjunto de 2021 se estima un crecimiento de la actividad en todas las provincias. Las tasas de crecimiento podrían situarse por encima de la media regional (5,2%) en Zamora (6,1%), Soria (6,0%), León (5,6%), Ávila (5,5%), Salamanca (5,4%) y Segovia (5,3%), en tanto que Burgos podría crecer a un ritmo similar al del conjunto de Castilla y León.

Contexto internacional, nacional y regional

La primera parte del documento muestra el contexto económico internacional y nacional y los principales rasgos de la trayectoria reciente de la economía regional, información recogida ya en el informe ‘Previsiones Económicas de Castilla y León’, hecho público el pasado 29 de octubre.

La actividad económica continúa recuperándose a escala mundial. Según el último informe de Perspectivas Económicas de la OCDE, se estima que la economía mundial crezca un 5,7% en 2021 y un 4,5% en 2022.

El aumento de la demanda ha provocado un incremento de los precios de las materias primas y los alimentos, al tiempo que las perturbaciones en las cadenas de suministro han intensificado la presión sobre los costes, traduciéndose en tensiones inflacionistas, en principio de carácter transitorio.

Las proyecciones realizadas por los distintos organismos internacionales señalan que la economía española será una de las economías avanzadas que más crezcan en 2021. Las últimas proyecciones del Banco de España estiman un crecimiento del 6,3% para 2021 y del 5,9% para 2022, lo que supone una revisión al alza de 0,1 puntos porcentuales (p.p.). No obstante, el Instituto Nacional de Estadística ha revisado a la baja el crecimiento del segundo trimestre, desde el 2,8% publicado en el avance de finales de julio al 1,1% en septiembre, lo que incidirá en las proyecciones de crecimiento realizadas con anterioridad a esta publicación.

En lo referente a la economía de Castilla y León, y como ya se recogía en el informe del pasado 29 de octubre, en el segundo trimestre de 2021, el PIB ha registrado un crecimiento del 1,2%, después de descender un 1,3% en el primer trimestre, según las cifras de la Contabilidad Regional Trimestral publicada por la Dirección General de Presupuestos y Estadística de la Junta de Castilla y León. Con relación al segundo trimestre de 2020, el PIB ha experimentado un crecimiento del 17,8%, si bien la producción continúa siendo un 4,1% inferior a la existente en el cuarto trimestre de 2019 (-8,8% en España sin ajustar de estacionalidad y calendario).

La aportación de la demanda interna ha sido de 17,4 p.p., frente a los -1,3 p.p. del trimestre previo. El gasto en consumo de los hogares ha crecido un 18,7% en términos interanuales, en tanto que la inversión ha aumentado un 25,1%.

Desde la perspectiva de la oferta, el crecimiento en el segundo trimestre ha sido generalizado, con excepción del sector agrario (-4,2% en términos interanuales), el que más creció en 2020. Tanto la industria como los servicios de mercado han registrado un incremento superior al 20%, siendo el crecimiento en la construcción algo superior al 10%.

Respecto a las previsiones de crecimiento para Castilla y León, Analistas Económicos de Andalucía estima que en 2021 el PIB crezca un 5,2%, 0,2 p.p. menos de lo estimado en junio, dado el crecimiento algo menor de lo previsto en el segundo trimestre del año. El consumo privado y la inversión registrarían crecimientos del 5,4% y 7,5%, respectivamente, mientras que por sectores se espera un crecimiento generalizado, salvo en el sector agrario, tal y como se señala en el informe ‘Previsiones Económicas de Castilla y León’ publicado recientemente.

Asimismo, se prevé que el empleo aumente un 0,8% en el promedio de 2021, situándose la tasa de paro en el 12,2%. Se estima que la recuperación de la producción y el empleo continúen en 2022, con un crecimiento previsto del PIB del 5,4% y un aumento del empleo cercano al 1,5%.