Cuando el parte de la DGT ya alertaba de problemas graves en esa vía

El diputado de Zamora Sí, Eloy Tomé, pedirá explicaciones tanto al diputado del área de Deportes, Juan del Canto, como al presidente de la Diputación de Zamora, Javier Faúndez por la decisión de permitir la excursión del autobús de escolares de niños de Benavente que se dirigía ayer al puerto de San Isidro de León, dada la situación de riesgo alertada, en distintos partes por la DGT a lo largo de todo el fin de semana para la zona, obviando además la alerta naranja decretada en la Cordillera Cantábrica, por la agencia estatal de meteorología.

De hecho la DGT hizo público en uno de sus partes del domingo, a las 8.42 horas de la mañana, de la situación de Nivel negro, (alerta de cierre de carretera), en un tramo de la vía LE-331 que se encontraba a tan solo 16 kilómetros del lugar del accidente del autobús escolar, concretamente entre los puntos kilométricos del 27 al 41, hacia la estación de esquí de San Isidro. “Esto significa que antes de ocurrir el accidente existía información de la situación al alcance de los responsables, ya que con tan solo una consulta a la página de la DGT podrían haber suspendido el viaje escolar, ya que en la web estaban colgados los datos sobre la situación de la carretera a la que se dirigían los niños”, explican desde Zamora Sí.

Hay que recordar que el accidente se produjo en el Punto Kilométrico 10.9 a la altura de Boñar, justo una hora después de la publicación del mencionado parte de la DGT y a tan solo a 16 kilómetros de donde la vía ya estaba cerrada.

Ante esta situación, prevista durante todo el fin de semana, desde Zamora Sí se exigirán explicaciones tanto al diputado del área como al presidente, sobre la decisión de iniciar la excursión “con un estado meteorológico adverso en las carreteras por las que debía circular el autobús de los niños hasta San Isidro, cuando ya había numerosas alertas que desaconsejaban esta decisión, que podía haberse convertido en una tragedia, que por fortuna se evitó”.

La Agencia Estatal de Meteorología decretó para todo el fin de semana el estado de alerta naranja por nieve, el tercero de los 4 estados en orden de gravedad para la zona de la Cordillera Cantábrica, lugar donde se encuentra la Estación de Esquí a la que se dirigía el autobús con 25 niños de entre ocho y diez años y seis monitores.

“Con independencia de las investigaciones que se estén llevando a cabo respecto a la empresa de autobuses, algo que nos parece correcto que se deba realizar, lo que parece claro es que esa decisión política debe explicarse por la gravedad de lo que podría haber ocurrido, y tanto el diputado del área como el presidente de la Diputación deben asumir las posibles consecuencias”, indica Eloy Tomé.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí