Foto: Zamora Viva. Recreación del proyecto eólico

Previamente se realizará un taller jurídico con las claves de ayuda legal para las plataformas y asociaciones en defensa del territorio rural

El próximo 14 de Mayo, a las 17.00 horas el Museo Etnográfico de Zamora se celebrará un Taller Jurídico en el que las abogadas Pilar Esquinas Rodrigo y Pilar Calvo Fernando harán una ponencia repasando contratos, cláusulas y “formas de defenderse de los abusos por parte de las compañías promotoras de Macroproyectos Eólicos y Fotovoltaicos que pretenden invadir nuestra provincia, imponiendo un modelo de desarrollo incompatible con los usos tradicionales del suelo y los recursos naturales de Zamora”, explican desde la asociación Zamora Viva.

En el taller, al que están invitados todos los ciudadanos interesados en el futuro de las comarcas, se ofrecerán las claves de la ayuda legal de primeros auxilios a las plataformas y asociaciones en defensa del territorio rural, “donde la despoblación sigue siendo la principal amenaza y donde ya se están produciendo prácticas cuestionables para conseguir la firma de ayuntamientos y propietarios particulares de terrenos, llegando incluso a las amenazas de expropiación”, añaden. La propia Junta de Castilla y León confirmaba recientemente que estas instalaciones de generación eléctrica tienen la capacidad de expropiar fincas en aras del “interés público”, a pesar de ser promovidas por empresas privadas.

“Los contratos abusivos y las estratagemas que estas compañías están llevando ya a cabo en algunas localidades zamoranas han llevado a numerosos vecinos a organizarse en plataformas para defender sus derechos”, declaran.

Tras el taller jurídico, todas estas plataformas y organizaciones vecinales, reunidas en la asociación Zamora Viva, han convocado una concentración de carácter informativo en la misma Plaza de Viriato a partir de las 19:00 horas, para concienciar a la población y a las autoridades sobre el plan industrial que considera la provincia de Zamora su “zona de sacrificio”, para la obtención de alta rentabilidad económica, sin dejar beneficios significativos a nivel local y sin contribuir al desarrollo o la repoblación de los territorios afectados.

En contra de este modelo industrial y extractivo, los organizadores apuestan por un modelo descentralizado de renovables a pequeña escala, basado en el autoconsumo y las comunidades energéticas, que sí generan beneficios y empleo local, resultando mucho más sostenibles y respetuosos con el medio ambiente, el paisaje y otros valores de creciente interés en sectores como la agricultura, la ganadería y el turismo.