Los sindicatos CC.OO y UGT han convocado para el 8 de marzo, cuando se conmemora el Día Internacional de la Mujer, una huelga de dos horas en cada turno de trabajo para “hacer visible la desigualdad laboral y la brecha salarial que sufren las mujeres”, según explicó este martes el responsable de CC.OO., Manuel Prieto.

La huelga está convocada de 11,30 a 13,30 horas en el turno de mañana y de 16 a 18 horas en el de tarde. Todavía no se ha establecido el periodo de paro para los trabajadores del turno de noche.

Los sindicatos celebrarán asambleas en Zamora, Benavente y Toro y acudirán a empresas y centros públicos de trabajo para explicar las razones de la huelga. De la misma manera, solicitaron a ayuntamientos y a la Diputación de Zamora que se unan a la convocatoria.

Además, el 23 de febrero se celebrará en Valladolid una asamblea de representantes sindicales de Castilla y León con la participaron de los máximos dirigentes de ambos sindicatos.

El responsable de CC.OO. destacó la importancia de luchar contra la discriminación de las mujeres desde la escuela y la familia, desde la empresa y en todos los ámbitos y, además, “hacerlo a diario”.

La secretaria de Mujer y Políticas de Igualdad de este mismo sindicato, Trinidad Acebes, enumeró las razones que llevan a la desigualdad salarial que sufren las mujeres, entre ellas, la segregación que se produce en la educación, con una menor presencia en carreras técnicas, la asunción casi en exclusiva de las tareas domésticas y los cuidados de familiares y las dificultades de acceso al empleo. “La brecha salarial está ya en el 23% y está provocando el empobrecimiento de toda una generación”, señalo.

Por su parte, el secretario de UGT, Ángel del Carmen, destacó la oportunidad de una huelga de este tipo para “hacer visual la discriminación salarial y la repulsa por la violencia de género”.

Es una oportunidad, añadió, para desmontar falsos mitos, “como la idea de que la mujer trabaja a media jornada porque quiere, cuando realmente sólo el 9,3% elige esa opción” y para poner de manifiesto la discriminación que revela que en el año 2016 en el servicio doméstico en Zamora había más de 900 mujeres y apenas 27 hombres, por ejemplo.