Los sindicatos de CCOO y UGT se han unido este miércoles 27 de noviembre para movilizarse en contra de la sentencia del Tribunal Constitucional que avala el despido objetivo para las bajas justificadas, gracias al artículo 52.d del Estatuto de los Trabajadores impulsado por la Reforma Laboral del año 2012.

La protesta ha tenido lugar frente a la Sundelegación del Gobierno en Zamora donde se ha leído un manifiesto reivindicativo que después ha sido entregado al Subdelegado del Gobierno, Ángel Blanco.

Durante la concentración, Ángel del Carmen, representante de UGT, ha pedido la derogación de la reforma laboral y la restitución de los derechos y libertades perdidos de todos los trabajadores. “Estamos protestando ante una sentencia que penaliza al trabajador y le mete miedo para que vaya a trabajar aunque esté enfermo”.

Por su parte, Manuel Prieto de CCOO, ha añadido que “lo más rastrero que puede haber es penalizar a una persona por estar enferma”, uniéndose a la petición de anular las reformas laborales.

Una protesta a la que también se ha unido Izquierda Unida que manifestaba que con esta sentencia «las empresas consiguen así un cheque en blanco contra los trabajadores. En lugar de invertir y propiciar medidas que mejoren la ergonomía y la salud en el trabajo, ahora además se permite a la patronal castigar a sus plantillas mediante el terror, poniendo aún más en peligro su salud y su integridad, o condenando al desempleo y la exclusión social».