La segunda edición de este certamen estará dedicada al cine en Perú

El evento se desarrollará entre el 20 y el 23 de julio, y en él podremos ver a 35 artistas iberoamericanas de primer nivel. El proyecto lucha por la igualdad en la cultura, afianzándose también como uno de los motores transformadores del medio rural.
Aprovechando su elección como país invitado de la presente edición de la muestra de arte contemporáneo de artistas iberoamericanas, se podrá ver en Toro una selección de cine peruano hecho por mujeres cineastas como Lupe Benites, Rossana Díaz Costa, Mariana Tschudi, Elisabeth Möhlmann o Bettina Ehrhardt.
La programación constará de:
Día 20. Pacificum, el retorno al océano
Día 21. Viaje a Tombuctú.
Día 22. Mamá Irene, sanadora de los andes.
Día 23. Cortos: o El Huallaga. o Dalila, la guardiana del monte. o Tejido Andino.
La selección de películas será:
La alemana Elisabeth Möhlmann y la francesa Bettina Ehrhardt presentan Mamá Irene, sanadora de los Andes, la historia real de una notable mujer médico del Perú que, a sus 84 años, pone en práctica conocimientos y tradiciones indígenas en peligro de perderse para siempre. No solo se trata de un documento vital sobre sabiduría en peligro de extinción, sino también es la historia del empoderamiento de la mujer y un testimonio de vida en armonía con la Madre Tierra.
La peruana Lupe Benites llega con dos de sus cortometrajes más notables, El Huallaga y Dalila, la guardiana del monte. El primero es la historia de dos niños llamados Leandro y Miguel que se conocen por primera vez en un pueblo llamado Chazuta, los dos emprenden un viaje al interior del bosque descubriendo sus fortalezas y debilidades. En el segundo seguimos los pasos de Dalila, una niña que mientras buscaba a sus gallinas en el bosque de su comunidad, descubre a un grupo de traficantes de tierras con oscuras intenciones, con la ayuda de sus compañeros de estudios, de su profesora y de su abuela buscarán la verdad.
La peruana Mariana Tschudi trae un largo documental, Pacificum, el retorno al océano y un cortometraje, Tejido Andino. El primero estudia la historia, desarrollo, fauna y flora de la costa peruana: un paleontólogo, un especialista en urbanismo prehispánico, un biólogo marino y una experta en ecoturismo conjugan sus conocimientos con las espectaculares imágenes. Con Tejido Andino acerca al espectador los telares peruanos, inspirado en las enseñanzas de Mario Osorio Olazábal.
Viaje a Tombuctú es la propuesta de la también peruana Rossana Díaz Costa, que narra la aventura de Ana y Lucho, dos adolescentes que viven en el Perú. Su historia de amor y su paso desde la niñez a la adolescencia revelan los cambios sufridos por este país durante los años ochenta. Para ellos, la única manera de sobrevivir en medio de la violencia y la falta de oportunidades es a través de su amor, una especie de refugio que tiene como patria un país imaginario llamado Tombuctú. Sin embargo, la realidad en la que viven intentará interponerse entre ellos para derrumbar su utopía.

Toro vuelve a ser capital de la mujer y las artes visuales del siglo XXI durante la segunda edición de La Iberoamérica de Toro que arrancó el 1 de julio y estará abierta hasta el 16 de octubre. El objetivo de este proyecto es reivindicar el papel de la mujer como artista, favoreciendo un diálogo de igualdad entre mujeres y hombres del mundo del arte. Una reflexión que tiene lugar en un espacio poco común, como lo es el entorno rural, que reivindica más protagonismo para las mujeres creativas y la descentralización de los eventos culturales fuera de las grandes capitales. En la nueva edición más de 35 artistas de reconocido prestigio nacional e internacional, un 20% más que en la primera edición, procedentes de España, Perú, Cuba, Portugal, México y Ecuador, ponen a disposición del público sus obras: más de 125 entre pintura, fotografía, video arte, instalación, acción performance, escultura… muchas de ellas se muestran por primera vez en La Iberoamericana de Toro. Entre estas artistas, algunas históricas como Ana Mendieta, Patricia Gadea y Teresa Gancedo. El arte de otros tantos grandes nombres propios como los de Carla Hayes, Cristina Toledo, Glenda León, Isabel Flores, Jimena Kato, Juana González, Lorena Gutiérrez, Marina Nuñez, Miriam Ocáriz, Paloma de la Cruz, Paloma Navares, Sonia Navarro o Yolanda Tabanera entre otras, están presentes. Este año, además de crecer el número de artistas, crece también el número de sedes, como la antigua iglesia barroca de la Concepción, recién restaurada, el Alcázar, la iglesia de San Agustín, el Hospital de la Cruz, la Casa de la Cultura, la capilla de las Mercedarias y el teatro Latorre. En esta nueva cita, se puede disfrutar de obras cedidas por museos nacionales que salen de Madrid. Icónicas obras de Ana Mendieta (cortesía del Museo Reina Sofía) y obras de la artista toresana por excelencia, Delhy Tejero, Cristina García Rodero y Leo Serrano (Museo de Arte Contemporáneo de Madrid). También con pabellón propio, tiene representación la Diputación Foral de Bizkaia, con obra de la artista y diseñadora bilbaína Miriam Ocáriz. Y desde Palencia, cortesía del Estudio Juluis, llega obra de Patricia Gadea. El MUSAC, Museo de Arte Contemporáneo de Castilla y León, participa con una exposición de fondos propios. Tras las huellas de Humboldt es el título de la muestra de obras de la Colección MUSAC que ha sido comisariada por Kristine Guzman, coordinadora general del MUSAC. La muestra forma parte del programa MUSAC Off, dirigido a visibilizar los fondos del Museo en otras instituciones y citas culturales nacionales e internacionales. Acoge obras de las artistas Ana Frechilla, Natividad Bermejo, Bleda y Rosa, Lúa Coderch, Ruth Gómez, María Lara, Gilda Mantilla, Lola Marazuela y Paco Mesa y Laura Salguero. Durante el fin de semana inaugural y tras el éxito de la pasada edición, se han repetido los Encuentros Delhy Tejero en el teatro Latorre. Este año con performances a cargo de Miss Beige, María Gimeno o Concha Mayordomo y mesas de debate. Las invitadas se han centrado en estudiar, en dialogar y abordar cuál es la situación actual de las mujeres artistas en las colecciones privadas y públicas de los museos. Cabe destacar, por último, que se suma un mes de exposición, hasta el 16 de octubre, para facilitar el acercamiento de los alumnos de colegios e institutos, con el objetivo de sensibilizar a los más jóvenes en pro de la igualdad y la cultura contemporánea. Esta muestra es una iniciativa cultural del Gabinete de la Sociedad de Amigos de las Artes y del Ayuntamiento de Toro. Durante la pasada edición más de 30.000 personas fueron testigos de esta muestra sin precedentes. En la presente edición la organización tiene el deseo de volver a superar sus expectativas convirtiendo de nuevo este enclave zamorano en un gran museo compuesto de salas históricas, como iglesias y espacios culturales que datan de los siglos XII y XV. La Iberoamericana de Toro aúna así la expresión contemporánea de Iberoamérica con la tradición, cultura, historia y patrimonio de Toro.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí